Por qué un “te amo” no es lo mismo que un “I love u”

Siempre lo he dicho: los gringos son increíblemente prácticos. Vaya, hasta en el amor. De ese tipo de cosas que hasta que no te pasa, no las piensas y como buena  mujer le das vueltas y vueltas. Esa estúpida capacidad de hacer algo y pensar en otra cosa y plantear 15 escenarios diferentes (claro, para empezar).

Empecemos por el principio:

1 Escenario:

Decidiste estar sola por un tiempo. La última relación, no sé si buena o mala pero lastimó. Tanto que se prefiere evitar a toda costa algo formal o siquiera salir con alguien. O sales con alguien pero jamás concretas. Típico, ¿no?

2 Escenario:

Mujer que no sufre por nadie. Independiente, super responsable en su trabajo. Probablemente hasta ya te felicitaron en tu oficina y en algunos casos te dan un mejor proyecto, aumento, te suben de rango… A tu edad y siendo mujer (hay que ser sinceras, aun pasa esto de la discriminación, al menos en nuestro país) te promovieron. ¡Está increíble! Se vuelve complicado atraer un tipo de hombre que al menos esté a la par de tí. Sí, tontamente hay hombres que se sienten menos a lado de una mujer exitosa. No lo digo al tanteo, lo digo por experiencia y podría hacer una lista con los nombres de cada uno de estos especímenes que he conocido… pero no, no balconearemos a nadie.

Un buen día, cualquiera que haya sido el escenario, un día conoces a alguien que, según tú, es diferente a todos. O al menos tienes buena charla y te hace reír, no? Piensas: “Wow, sí le gira la piedra y aparte es simpatiquísimo, el desgraciado”. Te invita a comer y se porta caballeroso, te cuenta que tiene trabajo estable, habla de él con esa pasión que te mata, habla de lo lindo que sería tener hijos (y si es que quiere tener más porque ya tiene), y que es super mega familiar y que quiere algo estable y luego vuelve a decir algo chistoso y te vuelves a morir de la risa, no bueno… CAÍSTE.

Y decides comenzar una relación y dejar atrás todos los issues que tenías antes. No deja de hablarte, mandarte mensajes, te presenta a su mamá (mueres del nervio), te presenta a la tía que es un ángel caído del cielo, te invita a su departamento, te pide que hasta ayudes a decorarlo, platica siempre de todo lo que hizo en el día, pregunta si necesitas algo… De pronto decides que, si él lo ha hecho pues tú también y ahí vas y haces la presentación oficial con tus papás. Vaya, hasta te sale un grano del nervio (basta, a mí me pasó), conoce la triste historia de tu perro que acaba de fallecer y que considerabas tu hijo y que ahora sientes que te falta algo… Las fotos en el facebook, whatsapp empiezan, las salidas con los amigos y la pregunta de preocupación tan recurrente “¿y este quién es?, ¿de dónde lo sacaste? Ni modo, vamos a tener que darle el Vo.Bo.”

Todo marcha de maravilla. Pensaste que esto no iba a volver a suceder y que ha sido lo mejor que te ha pasado y que tanta espera ha valido la pena. Es cuando, en uno de esos momentos especiales, lo abrazas, lo besas, mueres de la risa, te sientes segura y sale de tu boca esas palabras que poco más y están clasificadas en el género de “Terror” de Netflix: Te amo.

Y el wey qué te dice??? En el mejor de los casos dice: Yo también. Pero sino, no dice nada. Tú así de… hay que ser pacientes. Sí claro. Después de alguna discusión con le tiempo,viene la típica ¿a qué estamos jugando?  No ahondaré mucho en el tema de esa discusión, será otra blog entry que necesita demasiada información que no me daré a basto explicar.

Pero después de dicha expresión que simboliza también un muy cercano “te vas a la fregada si no contestas correctamente para que no me hagas seguir perdiendo el tiempo”, el susodicho, para no perder, dice: I love u.

¡ESO QUÉEEEE!

Que romàntico suena si vez “Postdata: Te Amo”, “El Diario de Bridget Jones”, “Diarios de una Pasión”, pero no… nooooooo. ¿Qué es un “I love u”? ¿Es un “te amo” o un “te quiero”? A mí que alguien me explique. Ok, estoy de acuerdo que los hombres lo demuestran con muchos actos y bla bla bla. Pero así como quieren que nosotras los entendamos en muchas cosas, nosotras también tenemos esa necesidad de escuchar esas palabritas de ultratumba.

cb9a96d46995389c298d4e34faac3353

¿Existen tiempos establecidos para una relación? ¿Qué se hace en esos casos? ¿Cómo saber cuál es el tiempo correcto para cada persona y cada relación?

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s