Di NO a la Violencia Doméstica – Denuncia

<a href=”https://www.youtube.com/watch?v=E619QcJN6mA&amp;feature=share”>https://www.youtube.com/watch?v=E619QcJN6mA&amp;feature=share</a&gt;

Mi nombre es Ale Trejo y aquí hablo de la situación que estoy pasando hoy en mi vida. Hablo sobre la #ViolenciaDomestica o #ViolenciaFamiliar .

Pensé que nunca me iba a suceder y hoy soy una más de las cifras.

Conocí a muchas que pasan por la misma situación o mucho peor. Por favor, no se queden calladas, esos “trapitos sucios, NO se lavan en casa”.

Busquen ayuda antes de que todo se complique. Existen Centros de Violencia Doméstica que nos pueden ayudar!

#Niunamenos

#MeToo

#YaBasta

#ViolenciaDomestica

#Violenciadegenero

#vivasnosqueremos

#NiUnaSolaVictimaMas

#25Noviembre

#Quieretemucho

#NoMachistViolence

#YoDigoCero

#DomesticViolence

#DVC

Anuncios

México, renaces por 2a vez!

Hace 32 años, un 19 de Septiembre de 1985, nuestro país sufrió uno de los sismos más fuertes que hayamos imaginado.

Yo tenía 4 años. No recuerdo haber sentido el temblor pero a mis padres mirando las noticias y en una histeria indescriptible.

Mi abuela vivía en uno de los multifamiliares de Juárez y se había derrumbado por completo.

Fueron 3 días de angustia. Uno de ellos, mis papás no tuvieron con quién encargarme y me llevaron al lugar. Lo recuerdo perfectamente. Escombros por todos lados, todo gris, no todas las perdonas tenían cubrebocas, algunas improvisaron con paliacates para cubrirse la cara. Yo sólo veía a mi mamá llorando y mi tío acercándose para decirnos “seguimos sin encontrarla”.

Tres días pasaron cuando en medio de los escombros escucharon un ruido… un perro. Mi abuela, como muchos de nosotros, estaba siempre con “La Negra”, una hermosa cocker que fue su compañera a todos lados.

Un perro? En serio? Después de tres largos días?

Las autoridades querían meter ya la maquinaria pesada. La gente, en medio de protestas, solicitaron más tiempo, todos convencidos de que habrían más personas vivas atrapadas y que agotar hasta el último recurso era la opción.

“La Negrita” salió. Mi papá la encontró. Estaba viva la pobre y muerta de miedo. Donde está “La Negra”, está Jenny (mi abuela). A buscar más horas!

No sé cuánto tiempo pasó, obvio no recuerdo, tendría que preguntarle a mis papás aunque todos estos recuerdos ya son muy subjetivos. El tiempo aunque decisivo, era lento y angustiando.

La encontraron! Jenny salió más de tres días después de haberse caído de un cuarto piso. tres personas más fueron encontradas pese a las nulas expectativas del gobierno.

El Universo me regaló 16 años más de convivencia con mi abuela.

Ahora, 32 años después, el Universo nos vino a recordar lo que no cosechamos. Había sido un México donde la sociedad sobrepasó al gobierno en su totalidad. Qué había quedado de esa hermandad de 1985????? NADA.

Dicen que el Universo es sabio y que si no aprendes la lección a la primera, la sigue repitiendo hasta que la entiendas.

La casualidad o destino, como mejor quiera cada uno llamarle, nos hizo recibir lo que muchos ya habían olvidado o lo que otros no habían vivido y no alcanzaban a comprender.

Estando fuera de casa, en otro país, recibí un mensaje por whatsapp de mi primo “están bien? Repórtense!”. No pensé en otra cosa que no fuera “tembló”. La fecha del 19 de septiembre no se olvida por más que quieras bloquearla.

En ese momento entró una llamada de mi papá casi llorando y gritando “tembló! Ví cómo se caía un edificio enfrente de mi y no me puedo comunicar con tu madre y tu hermano!”.

Mi angustia de imaginar lo que me acababa de decir y de no poder hacer nada e ir y correr a buscarlos me paralizó. Al menos saber que, aunque estuviéramos en países diferentes, pudo comunicarse conmigo, me daba cierta tranquilidad de saber que estaba bien. Asustado y muerto de miedo pero bien.

Fueron casi 2 horas para comunicarnos con mi mamá y hermano y saber que también estaban bien, y cerca de 8 horas para contactar a cada uno de mis amigos.

Una de mis amigas perdió su casa. No me contestaba porque estuvo corriendo de un lado a otros sacando a sus hijos chiquitos de la escuela y la casa, como pudo para llevarlos a un lugar seguro y sacar todo lo q pudiera para no perderlo.

Otra posteaba fotos de su sobrino que estaba desaparecido en el colegio que se derrumbó. Nadie sabía nada. Dos días después confirmaron que encontraron su cuerpecito pero que ya estaba en el cielo.

Llegué a mi casa y vi las noticias. Era peor de lo que me imaginaba. Me dijeron que el epicentro había sido en Puebla. Mi mejor amiga Gaby vive ahí. Le marqué y fueron 10 minutos angustiantes. Me contestó muy seria y apenas la escuché me eché a llorar como loca y apenas me oyó y también se soltó con el lagrimón. La recepción era muy mala y se cortó la llamada pero al menos ya sabía que estaba bien.

Otro de mis amigos no daba señales de vida hasta 6 horas después porque literal se pasó al edificio de a lado a remover escombros con sus manos y se fracturó un dedo ayudando.

La angustia de todas mis amigas mexicanas que vivimos fuera de nuestro país era que no todas habían podido localizar a sus familiares y ese incertidumbre nos estaba matando.

Ha pasado una semana exacta de este temblor. Una semana donde diario he querido enterarme de qué está pasando. Me siento impotente de no ayudar, culpable de no estar. Donar dinero se vuelve gratificante pero no es lo mismo si puedes meter las manos para apoyar.

Leo y escucho a mi familia y amigos, algunos muy animosos en querer seguir echando para adelante sin descansar; otros están tristes, agotados, cansados y no ven ya ni para dónde voltear.

No estoy ahí para abrazarlos ni ofrecerles mis manos. Ya pro to llegaré. Mientras tanto, solo me resta pensar que ahora si vamos a aprender bien la lección. Aprender que debemos de dejar de ser los típicos cangrejos y que forzosamente tenemos que ayudarnos los unos a los otros. Que tenemos que aprender a confiar y a tener fe en la persona de a lado. Que el ser desconocidos o el no caernos bien, no es motivo para cerrarnos las puertas. Y que SIEMPRE que sepamos que algo no está bien como sociedad, como proceso, e incluso como Gobierno, tenemos todo el poder para CAMBIARLO para nuestro absoluto beneficio.

Gracias Universo por enseñarnos a redefinir nuestras prioridades en la vida.

Gracias a la coincidencia de la tecnología que me permitió escuchar a mi papá.

Gracias a todas las personas que se buscaron entre sí preguntando si todos estaban bien

Gracias a todos los que, sin pensarlo dos veces, se metieron a los escombros a ayudar.

Gracias a los que se tomaron el tiempo, la paciencia y dedicación de organizar la ayuda y la información.

Gracias a todos aquellos que se pusieron a preparar sandwiches, tortas, cafés, paquetes de lunch para llevarlos al día siguiente y darle de comer a todos en la calle.

Gracias a los que recorrieron quien sabe cuantas tiendas buscando víveres y comprando todo

Lo que pensaron necesario para ayudar.

Gracias a los restaurantes que regalaron su comida a los que tenían hambre.

Gracias a los que acondicionaron sus espacios como albergues para la gente que no tenía dónde quedarse.

Gracias a todos los que recogieron animalitos perdidos y les han dado un techo y comida mientras encuentran a sus familias.

Gracias a los Topos, que nuevamente me quito el sombrero ante ustedes por la labor tan loable e incansable que hacen arriesgando sus vidas por los

demás.

Gracias a la Marina y al Ejército que siempre están ayudando en todos los desastes naturales de nuestro país.

Gracias a los que se pusieron a buscar entre sus closets ropa y juguetes para las personas que lo perdieron todo.

Gracias a los que manejaron durante horas en moto o en coche para llevar ayuda a donde se necesitara.

Gracias a los centros médicos, públicos y privados, que apoyaron a todo aquel que entraba a sus instalaciones.

Gracias a todos los ingenieros, arquitectos y estructuristas que se ofrecieron para revisar los hogares de las personas y su seguridad.

Gracias a todos los que se pusieron a recaudar dinero en los países donde estaban para enviarlo y ayudar.

Gracias a Chile, Japón, España, Francia, Panamá, a todoooooos por haber enviado rescatistas a ayudarnos y no dejarnos solos.

A todos los que organizaron centros de acopio en otros países y se han encargado de organizar su recepción y envío.

Gracias a esos perritos liderados por Frida, Logan, Evil, Manolo, Maya, etc. Que nos enseñan que si son nuestros mejores amigos y que les debemos más de lo que creemos.

A todos los que estando fuera de México, pudieron comprar su boleto de avión y se lanzaron para allá con la única motivación de ayudar.

Gracias a los rescatados que aguantaron horas y días entre los escombros porque nos enseñan lo que son ganas de vivir.

Gracias a todos los que han dado un abrazo amigo a todo aquel que lo necesita. Porque confortar a alguien y dar ánimos es algo invaluable.

Seguro olvido a miles de personas qué agradecer pero Gracias, Gracias y más Gracias por dar tanto a cambio de vivir!

Gracias por recordarnos lo que es cuidarnos los unos a los otros, lo que es el verdadero apoyo desinteresado, el valor de la vida, la necesidad de desapego ante lo material y lo que es una verdadera prueba de amor.

No saben lo CHINGÓN que se siente ser MEXICANO.

Me duele estar lejos…

En unos días cumplo un mes de vivir en el extranjero. Extraño mi casa pero no de la forma literal de extrañar como proceso de adaptación a mi nueva vida. No.

Benditos son los medios de comunicación donde es casi imposible que se nos escape algo. Ningún detalle pasa desapercibido. 

Desde que me fui, no ha habido día en el que no me entere lo mal que está mi país. Veo, leo y percibo mucha tristeza pero sobretodo enojo de toda la gente. Hace todavía algunos meses, el gobierno era una especie de bufón que nos divertía con la sarta de tonterías que decidían. El ridículo que puede hacer un presidente en el extranjero y que te pregunten: “no les da pena tenerlo de Presidente?”. 

El mexicano se mofa de todo. La burla es lo que lo hace característico. Todo lo hace con cierto toque de simpatía donde no puedes más que reir y olvidar un momento lo malo de la situación y tratando de no prestar más atención.

Hoy, ese bufón que antes nos divertía, se pasó del otro lado de la raya donde ahora él se burla de nosotros. Eso ya no nos gustó. Nosotros dejamos que se fuera transformando en un monstruo que nunca vimos venir y que hoy está condenando al país a un caos que hace mucho tiempo no se vivía. Un bufón al que le importa poco si reimos, lloramos o nos enfadamos. Nos está regresando cada una de nuestras burlas en formas de ofensa denigrando la mucha o poca dignidad que nos quedaba.

Y qué pasa? Que de comenzar a organizarnos a hacer marchas pacíficas, todo ha salido de control. Lo que era pacífico, ya se volvió agresión y lo peor… contra nosotros mismos. El apoyo, la colectividad, la organización y los objetivos que mantenían unida a la gente con algo en común, hoy se convirtieron en pretextos para saquear los negocios ajenos de los que viven miles de personas, agresiones que lastiman a nuestros vecinos, la educación que parece jamás existió, una carencia de autoridad que nunca se había visto, y una honestidad e integridad que ya no existen en nuestro vocabulario. 

Qué leo y escucho?

1. Un presidente que se vende constantemente al mejor postor extranjero y vende lo que NO es suyo.

2. Gobernadores que con la mano en la cintura renuncian a sus puestos, se despiden y hasta despues “ay, perdón, se robó todo el dinero del estado” y por supuesto, la impunidad de hace presente.

3. Gente que le vale un cacahuate robarse el dinero ajeno y dejar al otro sin comer a él y su familia, con tal de obtener su propio beneficio.

4. Líderes de la iglesia católica pederastas y como siempre… impunes.

5. Alza en todos los precios menos en el salario de los trabajadores.

6. Cada vez menos presupuesto en deportes, educación, cultura… 

7. Propuestas mediocres… de personajes mediocres de nuevo, como la prevención de la violencia de género y como arma secreta “un silbato rosa”.

8. Discursos políticos con el que buscan enamorar a la gente para luego cerrarles la puerta en su cara y jamás cumplir.

9. La palabra de honor ya no existe.

10. La violencia se ha apoderado de todo el país y ahora debemos dar gracias de que sólo nos quitaron lo que nos ha costado toda una vida trabajar, pero eso sí, nos dieron la oportunidad de seguir viviendo.

Lo voy a decir claro: temo por la seguridad de mi familia, de mis amigos, de la gente que conozco. Me siento mal de estar lejos y no poder acompañarlos pero.. y aunque estuviera ahí con ellos… la situación mejoraría? NO.

Por favor, que alguien me diga cuál es la solución a todo este caos que estamos viviendo? De verdad es iniciar una revolución? Ya pensaron detenidamente lo que conlleva? Estamos esperando a que alguien se le bote la canica y sea lo bastante loco y valiente como para proponer matar al mismo Presidente que nadie de nuestro país reconoce como su mandatario?  De verdad estamos listos y conscientes para ésto?

No perdamos los estribos por el enojo y de verdad incentiven a la gente para que actúe de una manera coherente con lo que exigimos al gobierno. Para bien o para mal, somos los mismos causantes de tener el gobierno que nos merecemos por habernos dormido en nuestros laureles. La violencia es la solución para el cambio? O piensan que un personaje tipo “EL Peje” va a revolucionar la forma de gobernar el país? Por favor! 

Hagamos las cosas bien por nuestra familia y todos con los que vivimos. No somos seres aislados. Necesitamos líderes con valores (sí, aunque suene cursi), con educación e integridad. No necesitamos más ladrones y mentirosos.

Me duele mi país y no puedo evitar pensar que aún lo peor está por venir. Despierten! No se queden dormidos! No actúen errando en lo que creen es mejor.

Y a tí “Señor Político”… el karma existe y el egoismo se paga con mucho dolor. Ojalá y piensen dos veces antes de seguir aprovechándose de los demás.