Y siempre estás tú

Después de muchos años, varios meses, ir y venir, compromisos mal logrados, besos dados, imaginados y no recibidos, historias con otros personajes, vueltas a la página constantes… ¿es posible que después de tanto tiempo siga habiendo algo?

¿Cómo saber si aún hay algo y no es mera necedad de nuestra parte?  ¿Qué es lo que nos detiene a darnos una oportunidad? Sólo ver qué pasa… ¿Es miedo? ¿De qué nos estamos perdiendo? Algo debe de haber que sigue ahí… silencioso pero presente.

Parece que todo el mundo se da cuenta de ello menos nosotros.

Entrar a un lugar y buscarte, saber que estás del otro lado y hacer como que no tuve intención de encontrarte; claro, ni tú a mí. Esos pretextos de toparnos por el pasillo con cualquier frase, un roce, una frase perdida y alguna vez hasta un beso.

¿Es curiosidad? ¿Necedad? ¿Irnos a lo seguro? No sé qué es y por alguna extraña razón me gustaría definirlo para saber por dónde caminar… si a tu lado fijándome por dónde vas o simplemente hacerlo en otra dirección.

Y por más que me he hecho la idea de que no sucederá nada, algo pasa que me haces pensar de nuevo en ti, en lo que me haces sentir y saber que absolutamente nadie ha provocado estas cosas en mi. Tal vez por eso no dejo de pensar y en darle mil y un vueltas.   Puedo estar en mi zona de Comfort, en un proceso difícil de reconstrucción, quizá estar con otra persona que sí se dio la oportunidad de estar aquí… pero apareces y algo haces, no sé si estás consciente de ello pero algo hay alrededor que no me dejas opción a no pensar en ti.

 

 

Anuncios

Find what you love and let it kill you…

The thing is… I died alone. You killed me, yes. But you didn’t stay with me. You had other plans instead of loving and dying together. Why? You are too selfish, like your dad, you don’t know how to love and be loved. You only learned how to kill everything and everyone that is or was devoted to you. Why you didn’t see it? Why you wanted to kill me? Why you let me die without regret? Why you used me for growing up your ego instead of your love? Why you chose to be my executioner instead of my lover? Why didn’t you care?

I Got Flowers Today.

I got flowers today.

It wasn’t my birthday or any other special day.

We had our first argument last night,

And he said a lot of cruel things that really hurt me.

I know he is sorry and didn’t mean the things he said.

Because he sent me flowers today.

I got flowers today.

It wasn’t our anniversay or any other special day.

Last night, he threw me into a wall and started to choke me.

It seemed like a nightmare.

I couldn’t believe it was real.

I woke up this morning sore and bruised all over.

I know he must be sorry.

Because he sent me flowers today.

I got flowers today.

And it wasn’t Mother’s Day ir any other special day.

Last night, he beat me up again.

And it was much worse than all the other times.

If I leave him, what will I do?

How will I take care of my kids?

What about money?

I’m afraid of him and scared to leave.

But I know he must be sorry.

Because he sent me flowers today.

I got flowers today.

Today was a very special day.

It was the day of my funeral.

Last night, he finally killed me.

He beat me to death.

If only I had gathered enoigh courage

And strength to leave him,

I wouldd not have gotten flowers… today.

By Paulette Kelly

Lo que una va permitiendo porque pierde la noción de vivir, de tener miedo todo el tiempo, de complacer al otro por no “tener problemas o hacerlo enojar”, siempre pensando en que una es la culpable del comportamiento del otro. Unas abren los ojos, otras no.

Viviendo en la nostalgia


Él vive de recordar tiempos pasados. Su constante ha sido regresar a los lugares donde estuvo alguna vez y pisar exactamente el suelo, tocar las paredes, sentir sus texturas, percibir sus olores y su mente juega a revivir cada escena de su vida en aquel espacio. Recuerda cada palabra, cada rostro, cada sonido, cada canción.

Ella lo ve y de principio le gusta saber que él lo hace feliz con sólo hacer memoria de todo lo vivido. Lo que se supone que a una persona le hace feliz que el otro lo sea. Pero esto no es así.

Mientras él mira sus fantasmas y piensa que sus experiencias son las que hicieron quien es hoy en día; ella se queda esperando a que él termine de recordar.

Mientras él rememora cada momento importante de su vida profesional, cómo fue creciendo, cómo lo fueron conociendo, las relaciones que se iban formando; ella espera a saber hoy cómo le fue en su día de trabajo.

Mientras a él regresan recuerdos de cada una de sus parejas, cada una en un distinto lugar, todas de diferente edad, pero todas ellas viviendo una historia de amor con él; ella lo ve entrar a casa y se da cuenta que le faltan besos, abrazos, pláticas del diario, planes por fijar, caricias que sentir y pasión que despertar.

Mientras él habla de cargar con cadenas que lo anclan al pasado; ella está orando que pronto se quite el candado para soltarlas.

Ella tiene claro que lo que ella vivió ya no existe. Que de alguna manera lo vivido la condujo a la situación en que está. No hay más. Ella tiene claro que si ama a alguien y está presente, es su forma de vivir pero asi no es. Mientras él vive de recordar y querer repetir una y otra vez su misma canción; ella quiere tener su propia historia con él, componer su propia letra y música.

Pero él está tan enganchado con el pasado que no se da cuenta que ella está a su lado esperando. Que ella está viviendo el presente sola… con él pero sintiéndose más sola que nunca.

Ella espera que así como él ama su pasado, ame su presente incluyéndola.

No tienen un presente juntos como pareja. Pero el tiempo no siempre es un buen aliado. El tiempo también tiende a borrar lo que no se cuida y ella lo sabe. Ya no es la misma emoción cuando lo ve, ya no existe ese crear juntos algo nuevo y propio, sabe que no tiene un soundtrack propio. Lo único que tiene es ese sentir de soledad porque sabe que él no está con ella emocionalmente. El tiempo pasa y va disipando los sentimientos. Ella solo lo está acompañando físicamente.

Cuándo será que él termine de revivir sus apegos para darse cuenta de su presente? Y cuando lo haga consciente… ella seguirá ahí? Seguirá él siendo el presente de ella?

Carta a ti, la amante.

Esta carta es para ti,

Nunca llegue a conocerte, solo nos vimos una vez. Fue una vibra tan extraña que no supe adivinar si me sentía molesta, enojada, decepcionada, impotente, quería decirte tantas cosas, todo lo que había pensado de ti en año y medio, y al mismo tiempo no quería dirigirte la mirada.  Finalmente nos fuimos del lugar y no cruzamos palabra alguna. Lo que quería es que me vieras, que me miraras a los ojos, que te dieras cuenta de quien era yo y de todo el rencor y tristeza que me transmitiste. De que reconocieras en mi a la persona que le causaste un profundo daño y que nunca te importó.

Cuando yo lo conocí, él estaba solo. Tú no figurabas en el mapa mas que como una anécdota de su vida que había terminado hacia un año atrás. Desde el primer día, él me contó tu historia, cómo se conocían desde niños, cómo se perdieron tantos años, el reencuentro tiempo después con la posibilidad de llamarse “el amor de su vida” y finalmente cuando decidiste que él no te hacía feliz del todo y que lo mejor era salir con alguien más sin decirle nada, y que meses después, ese alguien llegara a tu departamento a sacarlo de tu vida.

Fuiste tú la que decidiste que él no era suficiente para tu felicidad y aunque buscaste a otra persona para que llenara ese hueco cuando no estaba, no quisiste soltarlo, no quisiste deshacerte de él. Por eso no le dijiste nada hasta que inevitablemente se encontraron los dos y tu no pudiste negar la situación que estaban viviendo.

Él me dijo: “Mi ex me hizo pedazos.”

Empecé una relación con él. Increíble. Pocas veces había tenido un click con alguien de esa manera. Podíamos llamarnos 5 veces al día, que tontos, como dos adolescentes, y sabes? Para mi era lo mejor que me podía pasar. Conocía su familia y todo iba encajando a la perfección, se estaba dando de manera tan natural que ni yo me la creía.

Hasta que un día llegó un mensaje a su celular y eras tú. Qué estaba pasando? La misma mujer que fue deshonesta regresaba, sin más motivo aparente, que el ser su amiga?  Ahí todo empezó a ir mal.  No sé de qué manera supiste de mi, no se si fue por él o por alguien más y te aferraste a él como una obsesión, tu ego apareció.

Los mensajes, llamadas y correos se hicieron cada vez mas frecuentes y tenían otro tono. Sabías  que vivíamos juntos y aún así le escribías y enviabas canciones de amor y desamor a la 1am, sabiendo que yo los vería en cualquiera momento estando del otro lado de la cama, eso era lo que querías.

Pasaron los meses y las cosas empeoraron. Dos veces lo dejé. Lee bien esto: DOS VECES LO DEJÉ, ni una de las dos veces hizo el esfuerzo para regresar contigo. Las dos veces volví a él.

Nos dimos cuenta que él no era el único hombre con el que estabas pero eso realmente no era importante al menos para mi. Por qué teniendo al que quisieras tenías que querer quitarme a la persona que estaba conmigo?

Por qué al leer los mensajes que le enviabas aún sabiendo que yo estaba ahí decías “ya la mujer dio el ancho? Ya te aplaco?”.

Yo qué te hice?? Qué te hice para que te expresaras de mi como si fuese un cero a la izquierda y me quitaras mi valor como mujer y como persona???? Eres mujer igual que yo, no se suponía que tú podías entender lo que yo estaba viviendo y sintiendo en esa situación? Yo no te quite nada ni a nadie. Por que tú si intentaste mil y un veces quitarlo de mi vida?

Finalmente nos casamos. Supe por comentarios que comenzaste a decir que terminaste en el hospital por una crisis nerviosa de la impresión, querías que él lo supiera. Que sintiera curiosidad, lástima, preocupación, no lo sé. Querías que te buscara.  No sabía si enojarme más o sentir tristeza por alguien que muestra ya tanta desesperación y ganas de llamar la atención. Aun así, volviste a hacer acto de aparición.

Repito, él ya no estaba contigo cuando yo llegue a su vida. Por qué te empecinaste en querer arruinar la mía de la manera más deshonesta que pudiste? Por qué hablar y expresarte mal de alguien cuando ni siquiera me conocías? Sabes que después de todo esto va a seguir igual tu vida? Que todo lo que hiciste resulto ser una farsa que no funcionó para que él regresara a ti.

Hoy no sé si sigues presente o no. Aunque no lo creas, me provocaste mucha angustia, tristeza, incertidumbre, a veces me hiciste sentir menos… y necesité ayuda. Me hiciste mucho daño y no te importó.

Aquella vez que coincidimos, esperaba que al menos me miraras un segundo a los ojos. Que ese coraje y odio que me tenías, me lo mostraras con el cinismo con el que actuaste todo ese tiempo pero no, no tuviste el valor de verme y menos de plantarte frente a mi para decirme todo lo que habías hecho.  Qué sentías al criticarme tanto? Al hablar de mi con tanto coraje? Al saber que tus mensajes yo los estaba leyendo y que me la estabas partiendo?

Hoy solo te puedo decir que descubro en ti a una persona triste, con mucha inconformidad en su vida y con un corazón pintado de gris y negro. Porque aquel que busca hacerle daño a alguien más sin pensar o importarle las consecuencias, es alguien que no le importa nadie. Si lo único que pudiste ofrecer era eso, deshonestidad, mentiras, intrigas, el esconderte de la gente, falsedad, hablar mal de los demás a sus espaldas… qué es lo que esperabas ofrecerle si ya no te quedaba nada positivo que dar?

Como dicen, “no hagas a los demás lo que no quieres que te hagan”… Creo que la vida se esta encargando de mostrarte cuanto sentimiento negativo sembraste.  Así como no te importó hacer daño en la vida de los demás… habrá quien no le interese la tuya. Si te va bien, te harán daño, sino, entenderás lo que es la indiferencia y de quien menos la esperas.

De verdad, espero que te vaya bien en tu vida porque solo así dejarás de desear la mia.